Química De Las Emociones – 6 Estados Emocionales Que Debes Controlar

Para hablar de la química de las emociones ,debemos comprender en primer lugar que las emociones se originan en un espacio en el cerebro, el cual no es abstracto ni psicológico. Son las respuestas químicas y fisiológicas frente a las diferentes situaciones que se nos presentan en la vida.

En este sentido, existen cuatro aspectos naturales, que son: Tensión-carga-descarga-distensión. Si estas cuatro no se cumplen, las emociones pasan a dañar la salud en todos sus aspectos. Bien sea físico, mental, emocional y espiritual.

En la medida en que nos cargamos, y eso no se puede evitar, ya que nos contradecimos frecuentemente por lo que nos pasa. Debemos lograr la descarga para poder relajarnos. De lo contrario la carga se va a las estructuras moleculares que tienen relación con los receptores de nuestras células.

Realizando de esta manera lo que en la ciencia llamada   PSICONEUROINMUNOENDOCRINOLOGíA se conoce como SUICIDIO ENDóGENO, debido a que nuestras defensas se reducen ocho veces por 24 horas.

Por lo cual todos debemos tener conocimiento de esto y debería estar incluso en la educación escolar y facultades, ya que en éstas no se abordan estos temas. Así que en el momento en que internalicemos esto es cuando comenzamos a ser dueños de  nuestras vidas.

La Química de las emociones – Controla cada emoción y vive plenamente

Te invito a leer:     Fisiología Del Amor : 3 Etapas Del Enamoramiento

La Química de las emociones – Controla cada emoción y vive plenamente

Cuando sentimos algo que nos causa una emoción negativa, como la tristeza, miedo o la ira. Se origina una tensión que posteriormente produce una carga, si no descargamos, se produce la denominada Química de muerte, en la que vamos muriendo lentamente. Cada emoción , nos va matando, día a día, enojo a enojo.

En este sentido, todo lo que se requiere para equilibrar el aparato inmunológico, está en la química que genera nuestro campo emocional.

Ésta es proyectada por ondas electromagnéticas (en el hemisferio derecho del neocortex), que después se trasmuta en estímulos químicos que pueden ser agonistas (referentes a la salud) o antagonistas (conlleva a la enfermedad).

Dentro de las emociones básicas encontramos: El miedo, la tristeza, la ira, alegría y el amor. Para lograr que cada una se exteriorice, un conjunto de concentraciones bioquímicas que hacen que nosotros podamos sentirlas. Cada célula de nuestro cuerpo, reconoce el estado emocional, lo guarda, y resuena después.

Éstas son las denominadas respuestas viscerales que no pasan, las cuales se encuentran en la parte analítica y racional. Y se manifiesta una respuesta física que genera un estado de ánimo.

1.- El miedo:

Dentro de la química de las emociones ,el miedo es la emoción primaria, debido a que se presenta en toda situación que conlleva a algún riesgo y hace que podamos resguardar nuestra vida.

Además hace que aumentemos la presión sanguínea por vasoconstricción, causemos contractura muscular y resulta ser un signo de advertencia para defendernos y poder incluso matar o huir sin que interceda el razonamiento.

En este sentido la química del miedo nos hace resguardar la vida y alejarnos de aquello que nos hace daño, pudiendo preservarnos. Lo cual es totalmente saludable.

Sin embargo cuando el miedo se presenta como una patología, podemos tener miedo a las pérdidas,  al futuro, a repetir momentos del pasado, y muchos más, haciendo que este no nos permita ser libres y plenamente felices.

Por lo cual se puede convertir en una cárcel que nos atrapará por completo y nos creará mecanismos de defensa que no nos permitirá vivir plenamente.

Puedes leer:     ¿ Cómo Ayudar A Superar El Miedo A La Oscuridad En Niños ? Tips Muy Importantes

2.- La tristeza:

La tristeza puede ser Endógena o Reactiva. La primera la produce el mismo organismo. Es una falla del reloj bioquímico  que por razones diversas genera un desequilibrio en las proporciones de los opiáceos, que son los reguladores del campo emocional.

Por otro lado, la reactiva es ocasionada por alguna circunstancia que nos causa dolor. Producto de algo externo a la persona, como por ejemplo, cuando experimentamos una pérdida. Cuando esto pasa la persona debe llorar, debido a que es donde se pone en marcha el regulador emocional.

 Se produce de esta manera, el proceso adecuado donde luego del llanto, que es la descarga, viene la relajación y en ese momento, existen 25 sustancias químicas que se presentan para equilibrar el campo emocional. Es allí donde viene la aceptación. Y cambia de manera inmediata nuestro estado.

La persona que reprime sus lágrimas, están cerrando la  puerta al dolor. Por lo cual también la cerrarán para vivir la alegría y disfrutar de lo bueno. De esta manera está obstaculizando el proceso natural de la emoción sana, debido a que es inevitable sentirnos tristes ante el dolor. Creando la carga que corresponde.

3.- El sufrimiento:

Dentro de la química de las emociones encontramos el sufrimiento, el cual es una derivación de la tristeza. Cuando al dolor se le suma la ira, se transforma en sufrimiento, son  anhelos contrariados, y es allí donde comienza otro proceso que es mental.

De esta manera se piensa sobre lo que pasó una y otra vez, descargando sobre otras personas. Se culpa a los demás por nuestra desgracia. Por lo cual se genera un círculo negativo: TENSIÓN- CARGA – DESCARGA- TENSIÓN-  CARGA…y así sucesivamente.

En este sentido, el pensamiento se genera con imágenes. Éstas son registradas como realidad dentro del campo emocional (inconsciente) que no sabe diferenciar entre lo que se piensa (imaginado) de lo real. Generando la química semejante al tipo de pensamiento. Esta química  queda circulando en la sangre por algunas horas, lo cual significa que hemos instaurado nuestro propio sufrimiento.

Finalmente se puede afirmar que el dolor es inexorable y el sufrimiento es voluntario. Solo siendo consientes acerca de la química de las emociones podemos revertir esto para que no afecte nuestra salud.

4.- La ira:

Al analizar la química de las emociones debemos referirnos además a la ira,  que al igual que el dolor, presenta dos aspectos.  La ira natural causada por una reacción visceral, por aquello que nos ocurre de la cual surge la emoción naturalmente, es sana.

Ésta servirá para establecer límites y hacer comprender razones que en algunos casos los demás no pueden caer en cuenta. O si estamos experimentando una injusticia, podemos afrontar la situación para solventar lo que nos hacen daño.

Por otro lado, la ira  negativa se refiere al temor a ser engañados o invadidos. Lo cual nos produce esa emoción y por estar disfrazada nos engaña. Al punto de no saber qué es lo que verdaderamente nos pasa. En este caso, entrará el sufrimiento, en el que se desatan los deseos contrariados.

En este sentido, dentro de la química de las emociones ,se puede inferir que detrás de cada emoción  puede existir un condicionamiento social- cultural que la transforma en negativa. Y detrás de ella puede estar escondido el miedo.

Éste causa automáticamente angustia, inseguridad o ira. Convirtiéndola en una patología,  que bajará nuestras defensas orgánicas. Y nos engañará de tal manera que no sabremos ya lo que sentimos. Por lo cual actuaremos incoherentemente. Y muchos no comprenderán nuestro comportamiento.

De esta manera que para que no se conviertan en negativas, tenemos que conocer los mecanismos del campo emocional y descargarlas con actividades que gasten la adrenalina que producen  y estar dispuestos a superarnos cada día, para así estar contentos con nosotros mismos, sin vernos amenazados y alcanzando la paz interior.

La Química de las emociones – Controla cada emoción y vive plenamente

5.- La alegría:

Para analizar la química de las emociones ,es de suma importancia mencionar la alegría, la cual se origina por una droga que produce nuestro organismo, más eficaz que la Morfina, llamada Beta endorfina. Ésta es analgésica, aumenta las defensas orgánicas ocho veces por 24 hs, cuando estamos en este estado por cinco minutos. Por ejemplo cuando bailamos o reímos.

Los abrazos producen “Dopamina”. Éste es otro de los “Opiáceos” del organismo que produce bienestar y nos hace sentir alegres.

Si las personas son armoniosas, la alegría es natural (esto lo podemos ver en los niños y los animales) a pesar de que nos haya pasado algo negativo, si descargamos naturalmente, retornaremos a la alegría (también lo podemos observar en el niño).

6.- El amor:

Dentro de la química de las emociones ,el amor está presente en todos los aspectos de nuestra vida. Si tenemos desarrollada la inteligencia emocional es porque apreciaremos la vida como lo que es, llena de oportunidades, maravillosa.

Por lo cual amaremos todo lo que existe en ella, amándonos cada día a nosotros mismos. De esta manera podríamos pasar nuestra vida disfrutando. El secreto radica en realizar un aprendizaje como cualquier otro.

En este sentido, estamos preparados para el crecimiento intelectual, en el que podemos destacarnos como profesionales prestigiosos, exitosos, con un buen nivel económico.

Sin embargo podemos estar carentes de cultura, al ser analfabetos en inteligencia emocional, lo cual conlleva a una insatisfacción constante por no alcanzar lo que plantean nuestras expectativas.

Química de las emociones

Finalmente la felicidad significa tener un estado de armonía interior, asociado con la autosatisfacción que nos proporciona la autoestima. Ésta se basa en la sensación de gozo que sentimos cuando emprendemos cada día siendo mejores personas y más capaces de resolver los problemas.

De esta manera utilizamos la creatividad y la confianza en nosotros mismos, para ser lo que anhelamos que es ser felices. Pero para lograrlo debemos tener dominio de nuestras emociones y controlar nuestros impulsos naturales, lo cual tiene que ver con la química de las emociones que hemos ya explicado.

Para mayor información lee:      Prueba De Amor – 13 Maneras De Mostrar Tus Sentimientos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.