10 Claves Efectivas Para Lograr Educar A Un Hijo De La Manera Correcta!

Educar a un hijo es algo muy difícil que no se aprende de un día para otro. Los padres deben asumir esa responsabilidad y enfrentar los diferentes retos que se presenten en el camino. A pesar de que no existe un manual o alguna fórmula mágica para cumplir el rol de padres, si existen algunas claves que te pueden servir de gran ayuda.

Una de estas claves es aprender a conocer a tu hijo, ya que cada uno presenta temperamentos diferentes: Combativo, fácil, activo o de adaptación lenta. Por lo cual debes educar a un hijo de acuerdo a su forma de ser. El hecho de que cada niño tenga su propia personalidad y temperamento, no quiere decir que no puedas cambiar de manera positiva su comportamiento.

En este sentido, si el niño es nervioso y ansioso se le puede educar en función de que controle mejor su actividad. Así mismo el tímido puede aprender a ser más seguro de sí mismo. En este proceso de enseñanza-aprendizaje los padres juegan un papel fundamental.

Ciertamente cada niño nace con una manera innata de ser , con un temperamento propio que el está influenciado por los genes de sus progenitores y de sus antepasados.

Pero mientras el niño crece y se desarrolla, la relación que sus padres constituyen con él, la manera de tratarlos, el entorno en el que se desenvuelve y la interacción con otras personas van influyendo mucho en la formación de su carácter.

Así, el factor hereditario siempre estará presente en la vida de tu hijo. Sin embargo, tus directrices educativas pueden contrarrestar, mitigar o ampliar muchas de sus conductas y maneras de reaccionar.

educar a un hijo

Te invito a leer:     TDAH En Niños: Síntomas Y Estrategias Para Reforzar Su Autoestima

¿ Cómo educar a un hijo de la manera correcta ? 10 claves para lograrlo

1.- Debes ser un ejemplo a seguir:

Los niños desde muy pequeños se sienten influenciados por las personas que los rodean. Por lo cual tienden a imitar todas nuestras conductas, ya sean buenas y malas.

Por lo cual debemos en el hogar adoptar buenas costumbres cotidianas, como saludar, decir “buenos días”, “buenas tardes”, comportarnos en la mesa, respetar las reglas de tránsito, entre otros.

De esta manera se verán motivados a copiar los hábitos correctos y, poco a poco, adquirirán responsabilidades. Esto sin duda tiene más efecto que los largos sermones que podríamos darles. Desde muy pequeños los niños tienden a imitar todas nuestras conductas, buenas y malas.

2.- La comunicación y comprensión son fundamentales:

Educar a un hijo no es nada sencillo. Pero si predomina la comunicación, el respeto, la comprensión, entre otros valores, será más fácil la relación padres-hijos. De esta manera, las palabras, las miradas, los gestos y las expresiones que usamos nos sirven para conocernos mejor y comunicar todo aquello que sentimos.

Por lo cual, incluso durante el embarazo, debes hablarle al bebé. Debemos siempre dar lugar a la comunicación. Conversar mucho, sin apuros, contarle cuentos y además dejar que él mismo nos los cuente.

3.- Hay que establecer límites y disciplina:

Para educar a un hijo de la manera correcta se den establecer reglas y límites que lo ayuden a separar los sentimientos de la acción. Éstos deben ser claros y coherentes. Además se les deben dar los argumentos convincentes para que ellos mismos comprendan.

En este sentido deben tener conocimiento sobre las consecuencias que tendrán sus actos. Por ejemplo no verán la televisión hasta que no ordenen su cuarto. Es fundamental que el niño al igual que nosotros, comprenda que sus sentimientos no son el problema. Sin embargo sí lo son las malas acciones.

Por lo cual hay que establecer límites, porque hay aspectos que se pueden negociar pero otras no. Explicarles por ejemplo que madrugar para ir al colegio es algo que se debe hacer así no quieran. Pero si aún no quieren ordenar el cuarto, pueden hacerlo más tarde o establecer una hora tope.

4.- Dejar que ellos experimenten y cometan errores:

La mejor forma para que los niños exploren el mundo es dejar que ellos mismos lo experimenten. Y si cometen un error, nosotros tenemos que estar ahí para protegerlos física y emocionalmente, pero siempre poniendo límites.

De esta manera la sobreprotección a veces protege a los padres de muchos miedos, pero no a nuestro hijo. Si en todo momento vamos a socorrerlos cuando se caiga y exageramos la situación, estaremos propiciando las quejas y acostumbrándole al consuelo constante. Tenemos que darles cierta libertad y dejar que  corran riesgos.

5.- No hagas comparaciones ni descalifiques:

Si quieres educar a tu hijo de la mejor manera posible debes evitar las comparaciones, ya que como se mencionó anteriormente cada niño es diferente, con temperamentos distintos. Así que evita frases como: “debes ser responsable como tu hermana”, “sigue el ejemplo de tu prima”, entre otras.

De esta manera no es conveniente hacer generalizaciones, utilizando frases como: “Siempre es lo mismo”, “nunca haces caso”, entre otras. Recuerda que cada niño es único, no todos actuarán de la misma manera ni al mismo ritmo.

Por el contrario te puedes valer de frases positivas como: “tú puedes hacerlo bien tu hermano, solo debes intentarlo”. Así transformarás su malestar en una sonrisa y le animarás a lograr sus metas.

6.- Intercambia experiencias con otros padres:

Comunicar nuestras experiencias con otros padres, nos puede resultar de mucha ayuda. Por lo cual si está pasando un momento de rebeldía, puede dejar de ser una fuente de preocupación para convertirse en una etapa dura pero temporal que pronto pasará.

De seguro te consolará escuchar frases como: “No debes preocuparte, a mi hijo le pasó lo mismo y luego cambió de manera positiva” , ya que pueden ayudarte a sobrellevar los conflicto y lograr que te sientas mejor y actúes más serena y segura.

Cabe destacar que si no sabemos qué hacer y estamos preocupados, podemos buscar ayuda profesional, ya que es una opción que nos aliviará un poco la carga.

7.- Asumir nuestros errores:

Todos tenemos derecho a cometer errores y esto no significa que seamos malos padres. La clave es reconocer los errores y verlos como una fuente de aprendizaje. Así que nosotros también podemos pedir perdón cuando hemos fallado.

De esta manera el niño sentirá que no es el único que se equivoca, además seguirá el ejemplo del hermoso acto que es perdonar.

8.- Refuerza los aspectos positivos:

Si quieres educar a un hijo debes reforzar las cosas buenas y positivas que haga. En este sentido, está comprobado que los refuerzos positivos, estímulos, gestos de cariño, y recompensas resultan muy efectivos a la hora de educar a diferencia que los castigos.

Por lo cual siempre debemos darle apoyo afectivo y dejar que sea él quien de acuerdo a su capacidad, resuelva los conflictos.

Por otro lado, los niños son muy sensibles y los calificativos como “gafo” “malo” les hacen mucho daño y pueden afectar de manera muy negativa a la valoración que tienen de ellos mismos. Así que debemos ante todo ser generosos con todo lo que les haga sentirse amados e importantes. Si le premiamos con abrazos, caricias o palabras como “linda”, “inteligente” ,estamos formando una buena autoestima.

En este sentido es tan importante rectificar sus malas conductas como reconocer y reforzar sus fortalezas y buenas acciones.

Puedes leer:     Cómo Ser Más Inteligente – Aprende a Desarrollar Tus Capacidades

¿ Cómo educar a tu hijo de la manera correcta ? 10 claves para lograrlo

9.- No pretendas ser su amiga:

Si quieres saber cómo educar a un hijo no pretendas ser su amiga. A pesar de que siempre es conveniente incentivar un clima de confianza, eso no quiere decir que debamos ser sus mejores amigos, ya que mientras que el trato entre los niños es de igual a igual, nosotros, como padres y educadores, estamos situados en un escalón superior.

Desde allí les brindamos nuestros cuidados, protección, experiencia pero además le establecemos nuestras reglas. Así que buscar su aprobación constante para todo puede ser resultar un arma de doble filo, ya que la amistad además es admiración y confianza y le será muy difícil confiar en nosotros si no sabemos imponernos.

Un buen padre no es aquel que cede todo el tiempo y no enseña, corrige y establece límites.

10.- Nuestros hijos también tienen emociones:

La mayoría de los padres en muchos casos nos sentimos contrariados y es un error pensar que  los niños tienen siempre que estar felices, ya que ellos también tienen emociones y pueden tener preocupaciones.

En este sentido, su mundo emocional es complejo al igual que el de nosotros. Por eso conviene dar relevancia a sus emociones y estar conscientes de ellas. Así que debemos ayudar a nuestro hijo a que se exprese y diga lo que siente.

Educar A Un Hijo : 10 Claves Efectivas Para Ayudar A Los Padres En Su Rol

Finalmente educar a un hijo no es una labor fácil. Sobre todo en una sociedad moderna que avanza cada día con la tecnología y las redes sociales. Sin embargo si los padres toman en cuenta todas las claves que hemos expuesto anteriormente, tendrá ciertas herramientas que le ayudarán a controlar ciertas conductas.

En este sentido, los padres primeramente deben ser un ejemplo a seguir en todo momento. No se trata de que sean perfectos sino que reconozcan sus fallas y rectifiquen sus errores. De esta manera el niño tendrá un modelo a seguir de manera positiva, siendo su motivación para proyectarse en la vida, para tener una autoestima alta y un ímpetu para sobrellevar cualquier conflicto que se le presente.

Para mayor información lee:     14 Juegos De Atención En Niños Para Desarrollar Sus Habilidades

Llegaron buscando:

  • odiar a los padres
  • como saber si un hombre se empieza a enamorar
  • recuperar a mi marido infiel
  • desear a una persona
  • como poder reconciliarme con mi pareja
  • como hacer que tauro regrese
  • tips de la psicologia inversa para recuperar a tu ex novio
  • que piensas de desear a alguien
  • como hacer que un ex ariano se enamore
  • como hacer que vuelva un sagitario

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.